{module_whosloggedin,/MembersOnly.htm}
LLÁMANOS AL: (55) 4607-8276
o al (55) 3330-0552
Print RSS

Tips de Salud

¿Cómo retribuyes a tus padres y abuelos?

martes, mayo 03, 2011
Conforme nos vamos forjando nuestra autosuficiencia e independencia social y financiera con nuestro trabajo y logros profesionales, incluso el desarrollo de nuestra propia familia, obtenemos un muy agradable sentimiento de satisfacción.

Es frecuente, sin embargo, que el ritmo de vida que nos impone nuestra bien ganada posición nos haga olvidarnos de mantener nuestra relación con nuestros abuelos e incluso con nuestros padres, al menos al nivel que nos gustaría.

Volteamos hacia atrás y no hay manera de no valorar que tan importantes han sido en el desarrollo de nuestro ser actual. En primer lugar, somos sus descendientes directos. Biológicamente son nuestra fuente del ser. Social y económicamente, ellos nos cuidaron y enseñaron en nuestra infancia y nos dieron los medios y las bases para llegar a ser lo que hoy somos. Su cariño, consejos e imagen están profundamente arraigados en nosotros.

Sin embargo no los vemos ni nos comunicamos con ellos como debiéramos. Simplemente damos por sentado que ahí están y que ahí van a seguir para cuando nos podamos dar un tiempo y hablarles o visitarlos.

Otro factor que hace mas grave la situación es la distancia entre su casa y la nuestra. Cada vez es mas frecuente que vivamos lejos de ellos, muchas veces en otra ciudad, muchas veces en la misma, pero en zonas diferentes y por el fenómeno urbano que todos conocemos, se requiere de horas para hacer el viaje y regresar.

También existen casos en que por alguna razón que hace años olvidamos, mantengamos vivo algún resentimiento que nos distancia. Reflexionemos. ¿Vale la pena olvidarlo?

Cualquiera que sea nuestro caso, yo los invito a renovar nuestros esfuerzos y frecuencia para darle cariño y apoyo a nuestros padres y abuelos. De antemano sabemos que nunca será suficiente pero si puede llegar a ser demasiado tarde.

Si les llamabas una vez a la semana, llámales dos. Si los visitabas una vez al año, trata de hacerles dos visitas. O bien enséñalos e invítalos a usar la tecnología y las herramientas de Internet y redes sociales. Comparte tus logros, entérate de su situación. Intercambia fotos, escritos, dibujos, en fin lo que se te ocurra. Te darás cuenta que será el tiempo mejor invertido y que a fin de cuentas no hubo ningún impacto negativo en tus actividades diarias.

Rodolfo Ramírez Almanza